8.01. Diferentes nombres divinos

La crítica de las fuentes del Pentateuco comenzó usando los nombres divinos 'Elohim y Yahweh para distinguir entre las diferentes fuentes. Se sugirió que en diferentes tiempos, diferentes autores habían usado diferentes nombres para referirse a Dios.

Las versiones antiguas del AT, cómo la LXX, muestran que el texto hebreo del cual fueron traducidas parece haber tenido más de un centenar de diferencias con el texto masorético.

En la LXX suele emplearse la palabra griega θεος [theós] para traducir el vocablo hebreo 'Elohim, mientras que la palabra griega κυριος [kúrios] generalmente representa a la palabra hebrea Yahweh.

Sin embargo, los nombres parecen haberse usado en forma indistinta, lo cual indica que el uso del nombre divino no es una guía segura para determinar ni la fuente, ni el documento original, ni la tradición literaria.

El rollo de Isaías 1QIsa hallado en Qumrán, escrito en el segundo siglo a. C. y por lo tanto once siglos anterior al más antiguo manuscrito masorético de Isaías, muestra que los nombres divinos pueden intercambiarse.

Además, el uso de varios nombres para referirse a un mismo dios era común e la antigüedad. Se conocen ejemplos de esta costumbre en las literaturas ugarítica, egipcia y babilónico del segundo milenio a. C.

Por lo tanto, queda vindicada la posición conservadora que afirma que los nombres divinos se intercambiaban libremente en el AT.