5.00. LA ALTA CRÍTICA - Introducción

En contraste con la baja crítica, que tiene que ver mayormente con asuntos lingüísticos y textuales, la alta crítica se dedica al estudio de problemas de composición, incluyendo el autor, el momento, el lugar y las circunstancias en que se escribió el material en cuestión. También tiene que ver con la validez histórica del escrito.

Además, estudia la forma de la composición y cómo fue transmitido. En su sentido técnico, la palabra "crítica" no se refiere a los argumentos presentados por los incrédulos o escépticos contra la autenticidad y confiabilidad en la Biblia.

No hacen "crítica bíblica" quienes afirman que Abrahán no pudo haber tenido un hijo a los 99 años, o que la esposa de Lot no pudo haberse convertido en una estatua de sal. Esto lo dicen basándose en la presuposición de que lo milagroso no corresponde a la historia humana.

Por otra parte, la alta crítica debe estudiar dentro del ámbito de la historia el problema de la historicidad de la Biblia. Aqui usaremos el vocablo "crítica" para referirnos al estudio de la Biblia hecho por eruditos que intentan conocer todo lo posible en cuanto al origen, la transmisión, la validez y el sentido de Las Sagradas Escrituras.

La crítica bíblica histórica-crítica.

Desde el siglo XVIII el principal método empleado para estudiar la Biblia ha sido el histórico-crítico. Este método es diacrónico; se centra en el desarrollo del texto y en las modificaciones que ha sufrido con el transcurso del tiempo; sin embargo, su objetivo fundamental es describir la génesis del escrito: la reconstrucción del ambiente original en el cual apareció el texto.

Los especialistas en el método histórico-crítico han tenido dificultades para aceptar la dimensión vertical de las Sagradas Escrituras; o sea, que el método histórico-crítico presupone que la Biblia se ha desarrollado como lo habría hecho cualquier otro libro y no como una obra de origen sobrenatural.

La crítica bíblica estructuralista.

En tiempos más recientes se ha empleado el estructuralismo, un método sincrónico, para intentar comprender las relaciones internas dentro del texto y para describir la manera cómo elementos individuales se relacionan entre sí para formar el todo.

La crítica bíblica estructuralista tiene que ver con el texto como aparece ahora, y no con un supuesto documento original. Esta investigación emplea métodos antropológicos, sociológicos y literarios, como también el estudio de las estructuras profundas que se ocultan en el texto.

Pero nosotros no seguiremos ni el método diacrónico ni el sincrónico. Si bien somos sensibles a las preguntas que hacen los críticos, no abandonaremos, ni en lo más mínimo, el origen divino-humano de la Biblia, lo que hace que ésta sea la Palabra de Dios en lenguaje humano.

En este sentido seguiremos el método histórico-gramatical que tiene sus raíces en el principio protestante de sola scriptura, y acepta el hecho de que el mensaje bíblico se originó por inspiración divina y que los autores lo comunicaron por el medio limitado del lenguaje humano.

Repasaremos brevemente la historia y los diferentes métodos de la alta crítica; pero no intentaremos agotar el tema porque no es posible hacerlo dentro de los límites de un blog, ni tampoco es necesario, pues muchas teorías críticas del pasado han sido abandonadas por los eruditos o están en proceso de sufrir cambios radicales.

En primer lugar, estudiaremos la alta crítica del AT, luego abordaremos la alta crítica del NT.